Es frecuente que al rechazar hablar sobre la vida de fe, además de situarse contra la Iglesia, también salga a relucir el tema de la misa como un aspecto que provoca rechazo en la posible relación con Jesús y con Dios…
El asombro puede ser mayúsculo porque tal situación sólo delata la ignorancia y la desidia por investigar qué es auténticamente. Si nos planteamos seriamente la situación, llegaremos a la conclusión de que es el momento cumbre de la vida del cristiano si se hace con amor.

DEJAR RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí