El Encuentro de Seglares se efectuó en la Basílica de la Merced, en Barcelona.
El Encuentro de Seglares se efectuó en la Basílica de la Merced, en Barcelona.
Tomado de www.somosmerced.com 

El Encuentro de Seglares Mercedario de este año tuvo dos componentes que hicieron del 22 de abril un día muy especial para los asistentes.

Por un lado estuvo la celebración por el cumpleaños 800 de la Orden de la Merced y por otro el retorno a la Basílica de la Merced, en Barcelona, como nuestra casa, luego de 183 años de estar lejos de ella.

Estos dos motivos fueron más que suficientes para que los casi 300 asistentes al encuentro de familias mercedarias pasasen un día espectacular.

Alegría de principio a fin

Desde el inicio de la jornada, los seglares mostraron interés por participar en la programación que se inició con la explicación por parte de Fray Joaquín Millán Rubio sobre la historia y características especiales de la Basílica de la Merced.

Seguidamente estuvieron atentos a la proyección del video en el que se resaltó la importancia de la labor liberadora de la Orden de la Merced a lo largo de estos 800 años de historia.

Pero sin duda la Eucaristía fue ese momento sublime que permitió que todos se conectaran con la oración de agradecimiento por estar presentes en este Encuentro de Seglares y por vivir la celebración del jubileo mercedario.

“Volvemos a la casa”

El Padre José Juan Galve, Provincial Mercedario de Aragón, fue el celebrante principal de la santa Eucaristía que se inició a las 12:00. Junto a él estuvieron alrededor del altar más religiosos, de otras provincias, de la nuestra y los siete novicios de San Ramón Nonato.

En su homilía, Fray José Juan se mostró dichoso de poder volver a estar en la Basílica de la Merced: “Hoy volvimos a la casa, a nuestra casa”, mencionó.

Igualmente exaltó la labor de las personas que dejaron su piel y sangre derramada en favor de los cautivos, de los que se recuerda con nombre propio y de otros tanto anónimos partícipes de esta gran historia de ocho siglos.

“El presente tiene que seguir siendo un compromiso. Debemos afrontar el futuro con la esperanza de saber que estamos en manos de Dios. Este, el de la Merced, es un proyecto de Dios y los ojos de Dios son de largo alcance, por eso creemos ciertamente que él nos proveerá.  Seguiremos aquí hasta que María de la Merced nos vea útiles a la sociedad”, señaló.

Igualmente destacó la importancia de la llamada a la vocación: “es para todos” dijo, y añadió que precisamente la Merced es un camino de santidad: “tenemos un montón de santos, unos muy reconocidos y otros no tanto, pero todos contribuyendo a la labor liberadora y pastoral de esta empresa que es de Dios”.

Terminada la homilía, un grupo de seglares de la parroquia mercedaria de Lleida hizo las ofrendas: frutas, flores, revistas de la provincia, y el pan y el vino.

Al finalizar la Eucaristía de este Encuentro de Seglares, los participantes aprovecharon para subir hasta el lugar donde reposa la imagen de la Virgen María de la Merced y se concentraron en momentos particulares de oración.

Hora de comer

Poco a poco la Basílica de la Merced fue quedando vacía al tiempo que los seglares partían al Hotel Avenida Palace, donde esperaba el banquete.

El momento de la comida permitió interactuar y compartir saludos y abrazos entre los asistentes de las distintas comunidades mercedarias que llegaron a Barcelona a este Encuentro de Seglares 2018: Elche, Valencia, El Puig, Castellón, Lleida, Zaragoza, El Olivar, Palma de Mallorca y Barcelona.

Las sonrisas continuaron con la presentación de la tuna y la sorpresa llegó cuando las luces se apagaron y apareció una tarta con la que Fray Nacho cantaba: “800 años feliz, 800 años feliz..” y cuyas velas apagó el provincial José Juan.

Luego el momento fue amenizado por un violín. El autor fue Daan Strootman Machetti, un joven de 18 años y que asistió con la delegación de Lleida. El talentoso artista ofreció una versión de la popular canción ‘Despacito’ y luego otro tema. Su impecable participación fue bastante aplaudida por los seglares.

El siguiente turno fue para el coro de la parroquia San Vicente Ferrer, de Elche, Alicante. Los siete integrantes (sólo una parte pudo asistir) aprovecharon para deleitar a los asistentes con algunos temas que incluyen en el nuevo disco que graban, todas dedicadas a María de la Merced y a la misión redentora de los religiosos de la orden.

El cierre del momento musical y de este gran Encuentro de Seglares 2018 Barcelona estuvo a cargo de Emilio y otro seglar de la comunidad de El Puig de Santa María, quienes cantaron dos temas.

En general, este 22 de abril fue un día lleno de momentos especiales de quienes llevan con orgullo el sello de la Orden de la Merced y quienes ponen su grano de arena para seguir llevando a cabo la labor redentora que se inició hace 800 años con San Pedro Nolasco.

¡Gracias a quienes asistieron, al Provincial José Juan, a Fray Nacho y a sus colaboradores por la impecable organización de este Encuentro de Seglares y a María de la Merced por permitirnos formar marte de esta familia con 800 años de historias de libertad y amor!

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí